Información

La maca y la fertilidad

Si lo has intentado unas cuantas veces con tu pareja y no has tenido éxito, ¡no te rindas!
Antes de recurrir a técnicas de reproducción asistida (como la inseminación artificial) se pueden probar las propiedades de muchos alimentos naturales. Una dieta para la fertilidad con alimentos naturales y saludables no tienen contraindicaciones y “no cuesta nada”. Cynthia Stadd, especialista en nutrición del Centro Berkeley para el Bienestar Reproductivo y la Salud de la Mujer, de la ciudad de Nueva York, habla muy claro sobre el tema: “Lo que comes afecta a todo, desde tu sangre y tus células hasta tus hormonas“.

Para las mujeres los alimentos deberían ser fuentes de proteínas vegetales, alimentos que contienen hierro y ácido fólico, carbohidratos complejos y granos enteros, productos lácteos con alto contenido de grasa y grasas saludables. También existen muchas hierbas que pueden ser beneficiosas.

Pero entre los alimentos naturales que tienen más propiedades beneficiosas para la fertilidad encontramos la maca, un alimento de origen peruana, cultivado a más de 4000m de altitud, capaz de activar las hormonas masculinas y femenina. La maca se puede definir como una fuente maravillosa de nutrientes vitales naturales. Contiene dosis muy equilibradas de los elementos nutritivos esenciales, antioxidantes y…¡alcaloides fertilizantes (macaínas)!

Buenas noticias para el hombre. Entre las muchas propiedades se le otorga a la maca la capacidad de mejorar la función de la próstata, favoreciendo la producción y la cantidad y calidad de los espermatozoides.

Según Pachamaca, Distribuidor exclusivo de maca Lpch para España y Portugal, la maca activa las hormonas sexuales femeninas y masculinas, regulando la secreción hormonal y la maduración de los órganos sexuales desde la adolescencia, tanto para los folículos de Graaf, en el caso femenino, como para las espermatogonias (células madre de los espermatozoides), en el caso masculino.

Se puede encontrar más información en http://pachamaca.com/nuestra-maca/para-que-tomarla/para-la-fertilidad/

10 Riesgos de la inseminación artificial

La inseminación artificial no está exenta de riesgos. En este artículos analizamos los 10 riesgos más comunes.

1. Hiperestimulación.
Se produce cuando la paciente es muy sensible a los fármacos que se utilizan para la estimulación. También se puede producir cuando hay una equivocación de dosis. Se caracteriza por acumulación de líquido en el abdomen, en el tórax. Tabién puede causar alteraciones de la función renal y/o hepática.
Cuando esto pasa, normalmente no se suministra la hCG (Gonadotropina Coriónica Humana, la hormona propia del embarazo) y no se sigue adelante con la inseminación artificial. Se cancela el ciclo. y se aconseja a la paciente que use métodos anticonceptivos. Cuando no se administra la hCG se reducen casi totalmente los riesgos que conllevan la hiperestimulación.

2. Embarazo múltiple.
Si después de administrar la hCG se observa en el control ecográfico anterior a la inseminación que hay demasiados folículos desarrollados. También en este caso normalmente se cancela la inseminación y se aconseja a la paciente que use métodos anticonceptivos para prevenir un embarazo múltiple.

3. Embarazo ectópico.
Es una complicación del embarazo en la que el óvulo fertilizado se desarrolla en los tejidos distintos de la pared uterina (más frecuentemente en las trompas).

4. Infección del aparato genital de la mujer.
La infección puede ser causada por gérmenes presentes en el aparato genital o procedentes del semen. En casos extremos, una infección puede comprometer la futura fertilidad de la mujer.

5. Transmisión de enfermedades a la descendencia.
Existe este riesgo cuando se trata con pacientes portadores conocidos de trastornos genéticos, enfermedades hereditarias, infecciosos o de otra naturaleza. En este caso, antes de iniciar un tratamiento de inseminación artificial se debe evalurar todas las posibildades por personal experto y cualificado.

6. Torsión ovárica.
La torsión de ovario es una emergencia en ginecología y se manifiesta por un cuadro de dolor pélvico agudo.
Resulta de una rotación espontánea del anejo sobre su pedículo vascular y pone en peligro el ovario (o incluso la vida misma de la paciente). El tratamiento puede ser quirúrgico.

7. Edad avanzada.
Existen unos riesgos específicos cuando la paciente es una mujer de edad avanzada. La edad materna avanzada aumenta el riesgo de complicaciones en el embarazo así como en la descendencia.

8. Aborto espontáneo.
Existe riesgo de aborto espontaneo cuando la paciente que realiza un tratamiento de inseminación artificial es de edad avanzada. También cuando la pareja es portadora de desórdenes genéticos somáticos o en sus gametos. Las estadisticas hablan de un 20% de abortos espontánelos en las gestaciones conseguidas mediante inseminacion artificial (porcentaje similar a lo que sucede en la población genera). Normalmente un aborto espontáneo ocurre en las primeras semanas de gestación.

9. Riesgos psicológicos.
La inseminación artificial, como dice el nombre mismo, es “artificial”. En otras palabras se utilizan procedimientos complejos que pueden causar sufrimientos y angustias a la paciente.
Normalmente la pareja pone mucha ilusión durante el tratamiento pero es inevitable que a veces no se consiga el embarazo. Los niveles elevados de ansiedad, la desilusion cuando se fracasa en el intento, las humillaciones que puede sufrir la mujer por sustituir el acto sexual con terapias médicas… pueden desencadenar trastornos psicológicos como síntomas de ansiedad y síntomas depresivos. Además la pareja puede tener dificultades en sus relaciones sexuales y emocionales.

10. Otros riesgos.
Rotura de los ovarios, riesgos derivados de la anestesia, hemorragias o lesiones viscerales en el curso de la punción folicular, etc…